lunes, 5 de marzo de 2012

¡¡¡¡Placenta!!!!

Si son sensibles no lean este post. Advertidos están. Jejejeje.

La vardad es que la Dra. BG no se sorprende de nada. Un día, después de investigar los beneficios, le pedí que me diera mi placenta después del parto para comermela. Le pareció un poco rara la idea pero no dijo nada. Jajaja después de todo, los mamiferos se comen su placenta y los humanos somos mamíferos.

Tenía en mis planes encapsularla. Un procedimiento relativamente sencillo para Ro que es Biotecnóloga, pero como ustedes saben el parto de emergencia (jajajaja) nos dejó con muchas cosas a medias, entre ellas un equipo que ocupabamos.

De todos modos me dieron la placenta y me la estoy comiendo en pedacitos. Ro la hizo al vapor y descongelamos filetitos cada tercer día. La calienta un poco y le pone tantita sal. He de decirles que sí, tiene una consistencia como de molleja pero no está nada mal. No creo que pueda comercializarse como un producto para gurmandos pero en verdad creo que es bueno comersela.

La leche me bajó a los dos días de dar a luz, coincidiendo con la noche en que empecé a comer placenta. No me he sentido deprimida con todo y los líos que hay con mi familia y créanme, los mom issues ahora están reloaded, a lo mejor sí me siento tristecita a ratos pero en serio que esto podría ser mucho peor porque ya saben cómo se las gastan mis papás y  mis hermanos... sigh...

Bueno, regresando al tema de la placenta. Totalmente recomendable, por lo menos les aseguro que tiene un efecto placebo jajajaja. No, es serio, creo que sí tiene muchas ventajas, entre lo que leí:

- Menor riesgo de anemia.
- Mayor producción de leche
- Menor riesgo de depresión post-parto
- Un ajuste hormonal mucho más tranquilo.

A ver para cuántos días más tengo provisiones. ;)
 

8 comentarios:

  1. Buuuf, lo había escuchado, de hecho el otro día lo comenté con una amiga . Y si es verdad, los animales lo hacen y nosotros somos animales, de hecho comemos filetes de hígado no?. Pero creo que hoy por hoy no lo haría. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora es el boom en los EEUU. De hecho se lo estoy proponiendo a Ro como negocio. En cápsulas ni te enteras.

      Eliminar
  2. jeje yo tampoco me la comeria pero bueno si te va bien...
    como va la peque?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial chicas, les cuento en el próximo post!

      Eliminar
  3. Hola chicas, yo (Alba) no lo veo mala idea, aunque no me gusta el hígado, ni las mollejas, así que posiblemente me costara un montón comérmela. Sé que es beneficiosa, igual que lo es la orinoterapia, de todos modos, no junto el valor.... Felicidades por haber superado los prejuicios!
    Igual encapsulada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La orinoterapia es más light, bueno, yo lo he intentado y no le veo lío. Sí, encapsulada ni se ve, ni se siente.

      Eliminar
  4. Pero, cuál es el valor real, ya sea nutricional o emocional (?) de consumir la placenta? al leer el post pensé q la querías, no sé, para el cabello, la piel, o por alguna variante para guardar células madre. Pues...provecho! jajaja

    ResponderEliminar
  5. La primera vez que escuché lo de comerse la placenta fue a Tom Cruise, pero como ya sabemos que últimamente y con eso de la iglesia de la cienciología está un poco tarumba, pensé que era una más de sus rarezas, pero lo acabo de ver por internet y no es tan raro como me parecía, en España he de decir que sí, pero en USA parece ser algo si no habitual al menos nada extraño. En fin, es tu placenta, tuya es la decisión. Besos familia ;)

    ResponderEliminar