miércoles, 20 de octubre de 2010

Capítulo V Mejores amigas

Mamá y mami se hicieron la mejores amigas gracias a la danza. Todos los días se veían antes de la entrada de clases y platicaban por largo rato de todo y de nada.
He de serles sincera: Muchas veces terminábamos con puntos de vista completamente distintos y nuestras pláticas se alargaban por varios días hasta intentar conciliar un buen punto en el medio.
A mí se me hacía un poco extraño que ella sonriera tanto conmigo (quizás era mi imaginación), para ese entonces mamá ya se me hacía una chica hermosa y sonriente, llena de vida a pesar de todo lo que le había tocado vivir y seguramente yo le parecía una chica mimada y risueña que se la pasaba dándose gusto con la vida.

Nuestra amistad creció hasta que llegó el punto en que le dije a mi hermano:
- Creo que me gusta Romi...
- Ah, pues si te gusta, prueba, si no es lo tuyo no va pasar nada y si sí, pues está bien.

Más tarde le diría a mi amiga Bryz que me gustaba Romi y lo único que me dijo fue un "ya se veía venir" jajaja

Así que después de un año de conocernos, de platicar por horas, de pasear, de bailar, de reír, de mirarnos, de acercarnos y después de pensar una y otra vez si en verdad estaba anamorándome de mi mejor amiga, decidí que mis sentimientos eran reales y aceptar lo que estaba sintiendo.

¿Qué hacer ahora con esto?

martes, 19 de octubre de 2010

Postales a nuestr@ futur@ bebé 1


"Llegará el día en que nuestras esperanzas y sueños crezcan tanto que te alcanzaremos para llamarte nuestr@ hij@"
---"Photo courtesy Photos8.com"---

lunes, 18 de octubre de 2010

En lo que estamos

La verdad es que por más que barajeo las posibilidades, no imaginaba que para estas alturas del año nuestro bebé no se hubiera decidido a llegar a mi pancita.

Este mes decidí no llorar. Es increíble tanto altibajo en tan poco tiempo. Aunque la verdad hacen falta unos 20 capítulos para llegar a este momento, debo serles sincera, la historia se ha puesto más interesante añadiendo la variable de la más sútil esterilidad en nuestras vidas.

Sútil porque en realidad no tengo por qué no haberme embarazado, esterilidad porque ni siquiera se ha presentado la oportunidad de intentarlo.

Ya sé que hay muchas mamás buenas que están recibiendo bebés en estos momentos y que los bebés sanos y sonrientes están en una línea de espera que tarda más o menos tiempo dependiendo de muchas cosas, pero yo estoy un poco desesperada y sobre todo desconcertada.

Lo que estoy pensando por el momento es que el escribir me sirve para desahogarme de muchas cosas y que muchas veces lo que no recibes puede también ser una bendición. Digo, estoy segura que nuestro frijolito va a llegar, sólo se está tomando su tiempo para hacer una entrada más triunfal de lo que se esperaba.

Bueno, intentaré escribir en estos días los capítulos que me faltan para pasar un poco más rápido los días anormalmente largos que faltan para que mi regla vuelva a subirnos la marea de esperanzas y sueños.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Capítulo IV Compañeras de danza

Mamá y Mami tardaron un tiempo en hacerse amigas. Recuerdo bien el día en que subí por las escaleras que daban al salón de danza y me encontré con ella.

-Hola Ro - dije con ese todo desvergonzado que me caracteriza

Más tarde Mamá me diría que se le hizo extraño que yo supiera su nombre. No, no es que ella ya me gustara, se me hacía chévere saludar a la única bailarina que quedó despúes del curso de verano. Yo seguí peleando por largo tiempo con mis puntas, mi segunda y mis jettés y ella siempre estuvo a mi lado como las sobrevivientes del curso de verano.

No pasó mucho tiempo para que nos acompañáramos a la salida de la clase. Ella se iba hacia el sur y yo caminaba otras dos cuadras para llegar a la parada del transporte público. Tal vez para ese entonces ya había en mi cabeza algo hacia esa bailarina, porque prefería irme en combi y dejar mi carro en casa con tal de a la salida caminar esas 3 cuadras mientras ella se reía de cualquier cosa que decía. Me acuerdo que me gustaba que me nos despidieramos con un beso en la mejilla (me sonrojé con recordarlo).

Así pasaron varios meses hasta que nuestra amistad empezó muy formalmente con un paseo para ver las ofrendas del día de muertos. Ese día fuí a su casa por primera vez y salimos con Bryz, una de nuestras amigas en común.

De más está decir que nos divertimos muchísimo.

lunes, 16 de agosto de 2010

Capítulo III Mamá y mami dos mundos separados, un lugar insólito para conocerse.

Mamá y mami se conocieron en el lugar más inimaginable: En un salón de danza contemporánea.

Mamá tenía 19 y mami tenía 23. Eran unas clases de verano. Lo que para una era un hobbie, para la otra era media vida. Mami se divirtió mucho, se acercó a la danza contemporánea porque era lo natural después de practicar algunos años el jazz y otras disciplinas. Mamá, adoradora del ballet veía en la danza contemporánea un medio para lograr su formación como bailarina. Ella estudiaba la carrera de Danza en la universidad local. A pesar del esmero que puso no fue aceptada para cursar la carrera, así que buscaba lograr ser bailarina profesional por otros medios.

No lo voy a negar, al principio no se cayeron muy bien que digamos: mamá iba a las clases de danza como toda una profesional y mantenía su rígida postura en la barra para lograr destacar en el grupo. Mami, en cambio, se divertía jalándose de la barra y no entendía mucho de pliés y grand-battements.
Tuvo que pasar el curso de verano para que mami se diera cuenta que la danza contemporánea le gustaba y se inscribiera al curso regular.

martes, 10 de agosto de 2010

Capítulo II Aquí estoy yo, Kar, AKA mami

Yo soy la que escribe. Acabo de cumplir 29 años y voy un poco más allá de la media maestría. Me crié con 3 hermanos mayores pero sólo soy cercana con uno, los otros dos me llevan más de 10 años así que la diferencia de edad no ha jugado a nuestro favor.

Mi mamá y mi papá me adoran porque soy la única hija y la menor de los 4 así que siempre he sido de lo más consentida.

A mí mamá le dió por viajar y viajar desde hace unos 10 años así que he visitado más de 25 países, hablo 4 idiomas o como dice mi papá: Tal, tal y tal y un poquito de español. Me gusta mucho la música y frecuentemente me pongo a silbar o tararear alguna canción.

Aprendí a nadar a los 12 años pero me esforcé y nadé por muchos años más, el agua me encanta. El mar me atrae y cada vez que veo un lago o río pienso: Quiero ir a nadar ahí.

Me gusta leer pero entre el trabajo, la casa, el estudio y demás, debo admitir que lo he dejado de hacer en la medida necesaria para que no sólo sea un pasatiempo sino algo de utilidad práctica.

Mi color favorito es el rosa, mi cereal favorito son los Froot Loops y adoro los Mi Pequeño Pony. Jejeje ya me ventaneé

sábado, 7 de agosto de 2010

Capítulo I Les presento a mamá

Mamá tiene casi 25 años, es de lo más risueña y todavía adora comer frituras y caramelos al por mayor.

Ella creció con su mamá y su hermana porque su papá tuvo a bien andar con otra mujer mientras continuaba casado. Lo raro del asunto es que la mamá de Ro se resguardó con la familia del ex- marido, así que mi Ro y su hermana crecieron con la familia paterna y su mamá como única familia.

Ro creció adorando la gimnasia, el ballet y la danza contemporánea. Les dará risa pero por más que lo he intentado mi mujer no baila salsa, merengue,cumbia o reggaeton a menos que no sea entre nosotras dos en la sala de la casa. Por cierto, aún no me ha dejado tirar a la basura sus desgastadas puntas de ballet que tanto trabajo le costó tener y poder usar...

Entre sus recuerdos de infancia siempre llegan los de cuando en el preescolar perteneció a las "Haditas Marinas", de cómo su papá le compraba frituras a escondidas de su mamá (y quién sabe, tal vez por eso le gusten tanto), de cómo sus tíos fueron en muchos sentidos sus papás y mamás.

A Ro le gusta dormir por la mañanas, pero en las noches le gusta platicar y platicar cuando yo ya estoy a punto de caer en la trampa de Juan Pestañas. Le gusta cocinar, freír las cosas y oír cómo crujen, hacerse de comer justo lo que vió en algún comercial televisivo y siempre tiene que comer "algo dulce y algo salado".

Eso sí, no tengo por qué negarlo, es súper consentidora. Me he quedado corta, no puedo escribir todo lo que sé de ella y lo que siento por ella en unos cuantos minutos, pero se podrán dar cuenta de que la amo muchísimo.

jueves, 5 de agosto de 2010

Más y más paciencia

Pues las cosas no han resultado bien, pero hay que ver que tampoco han resultado del todo mal.

No he escrito porque más bien deberíamos escribir un libro... a la ginecóloga se le hizo exagerado porque dice que "ni que llevaramos años en esto" lo que sí sé, es que como dice Linda: Nosotras siempre hemos querido ser mamás. Yo tenía desde el año pasado la idea de quedar embarazada por estas fechas pero las cosas no se han dado. Es más ni siquiera hemos realizado el primer intento.

Yo era la que no les hacía mucho caso a las Barb.ies pero adoraba a los Nen.ucos, las Caba.gge Patch, los bebés pelones y me encantaba traerlos abrazados. Mi Ro siempre ha sido la que cuidaba los bebés de las vecinas (desde que tenía unos 8 años) y las dos nos ponemos a jugar con cuanto chiquitín podemos. Ahora que nos ha picado tan fuerte esto del bicho del bebé estamos delirantes por ya tener a nuestr@ bebé con nosotras. Eso sí, habrá que armarse de paciencia. De eso me acabo de dar cuenta.

Y como el libro no resultaría muy comercial que digamos decidí escribir algunos capítulos por el blog, así que manténganse conectadas.

Saludos y bienvenido Erik. De verdad que qué ternura de bebé, ya nos dirán sus mamis si nació tan grande como se esperaba.

jueves, 8 de julio de 2010

Paciencia II

Continuando con la cita de mediados de junio...

Pasamos al consultorio y el bebé se despertó. La doc me dijo que me iba a hacer luego luego el ultrasonido porque ya le había dicho la recepcionista que me estaba quejando así que ya se podrán imaginar lo bien que se veía todo con mi vejiga de lo más obscura al fondo.

¿Qué les digo? Pesé un kilo y medio más que en la última cita en diciembre y todo se veía bien, estaba a punto de llegarme mi regla y le comentamos a la doc que la psicóloga nos había conseguido un donador de lo más simpático (a decir de la psicóloga porque nosotras no lo conocíamos ni lo queríamos conocer). Me mandó a hacer dos estudios, uno para ver si ya había tenido toxoplasmosis y el otro, la ya temida histerosalpingografía, ya saben, cuando los estudios son tan difíciles de pronunciar probablemente una no se las debería hacer. Por el otro lado, nos mandó una hoja de análisis sin nombre para que se la diéramos a la psicóloga y ella a su vez se encargara de que el donante se hiciera los análisis.

Buena pregunta. ¿Qué estudios debe hacerse un donante conocido si una opta por una inseminación casera? La hojita decía, SIDA, hepatitis, clamidia, exudado uretral y espermocultivo. En nuestro caso no será una inseminación casera sino una IUI así que no estoy segura si por el hecho de ir lavadas, las semillitas necesitan menos estudios.

Ahora sí, diviértanse. Imaginen a un par de chicas de veintitantos llegando al laboratorio con una hoja sin nombre y preguntando por este tipo de estudios. Jajaja sólo hacía falta unir un poco los cabos.

Yo me hice el estudio de la toxo pero no me he animado a la histero, digo, ya fue incómodo lo de la hojita sin nombre como para tener que ir al centro de diagnóstico radiológico diciendo "con cuidado porque no soy virgen pero haga de cuenta que soy virgen" jajaja qué miedo. En realidad me dio más pánico porque me tuvieron que pinchar seis veces para sacarme la muestra de sangre para el estudio de la toxo, un estudio rutinario en alguien que inclusive ha donado sangre y que me ocasionó tener un brazo como de heroinomaniaca por casi 15 días.

Regresando al consultorio a la doctora se le hizo tierno vernos con Charly Tony y nos dijo que "ya estábamos listas" aunque no le pareció que Ro le dijera que a mí se me había ocurrido darle de comer desde pasaditos los cuatro meses. Ya saben, nos dio el rollo de las alergias y demás. A mi Ro le dije que fuera más discreta con mis deslices si quería que la doc nos ayudara con lo del bebé jajaja.

Nos fuimos muy contentas y quedamos en regresar en cuanto tuviéramos los estudios.

martes, 22 de junio de 2010

Paciencia

Bueno, tal vez una no puede ser la loca controladora que espera en estos asuntos del bebé.

El primer día que teníamos cita con la gine granizó (digo, ¿granizo en pleno 8 de junio?) y como la gente aquí en la ciudad es de lo más "a mí qué me importa", han de saber que entre las ramas, las botellas y las bolsas de basura se tapan las coladeras y ese día fue imposible llegar al consultorio. Lo intentamos lo mejor que pudimos, esperamos a que se dejara de granizar, que bajara la lluvia, buscamos un lugar para estacionarse del lado de la acera del consultorio, pero cuando dimos vuelta... ¡Ay! 20 - 30 centímetros de agua frente a la fachada del consultorio. Ni modo, qué se le va a hacer. A pedir otra cita.

La siguiente cita la pedí desde el teléfono de la oficina, anoté la hora y la fecha en mi agenda de la compu y la tenía muuuy presente porque no quería volverla a perder, es más, si hubiera visto nubes grises ese día, seguramente mi Ro y yo nos hubieramos enfundado en botas e impermeables con todo y una balsa inflable para intentar llegar al consultorio. Bueno, ese día mi Ro tuvo a bien aceptar cuidar al bebé de una amiga. Digo, no es cualquier bebé, es el bebé al cual mi amiga le puso mi nombre en masculino, así que por eso se lleva puntos. Vamos, es mi tocayito.

Como sea, tomé un litro de agua en la casa y me armé con otros dos botes llenos del mismo líquido con el fin de que el ultrasonido que me hicieran fuera pélvico y que además se viera todo muy clarito. Fuimos por el bebé, llegamos muy a tiempo al consultorio y la recepcionista nos dice: No, no te tengo apuntada. Tuviste cita el día tal. Hoy no tienes cita.

Claro, había tenido cita el día tal, pero con el diluvio aquel claro que no fui. Como diez minutos más tarde llegó la "dueña legítima de la cita" y cuando se desocupó la doctora, lógicamente pasó a la otra... Le dije que se me hacía inadecuado que si habíamos llegado antes, que si me veía tomando agua y que si no apunto la cita por su culpa no me dejara pasar, pero ella muy quitada de la pena me dijo "Ahorita te quejas con la doctora", "la pasé a ella porque sólo van a tardar 7 minutos" y como yo casi nunca me quedo callada le dije que estaba segura que no iban a ser 7 minutos.

De más está decirles que no fueron 7 minutos, que cuando pasé ya estaba mi vejiga a punto de reventar y que mi tocayito, quien durmió por más de una hora en la sala de espera, ya se había despertado.

Continuará...

jueves, 3 de junio de 2010

Tucita y su peluche

video
Por cierto, creo que tendrá que recibir un baño antipulgas...

jueves, 27 de mayo de 2010

Los días pasan

Estoy a punto de terminar la clase del jueves. El maestro es de lo más aburrido y no pude evitar comenzar a escribir para contarles cómo van las cosas.

Para empezar después de un Lasik exitoso, la miopía ha regresado a mí... tengo que usar lentes por lo menos para estar en la computadora y leer (lo que se traduce en prácticamente todo el día), según el oftalmólogo me he puesto a ver sólo con mi ojo derecho por lo que muy a mi pesar tendré que usar un parche por lo menos una hora al día para volver a enfocar con el ojo izquierdo. Jajaja por lo menos ya no serán lentes de fondo de botella como los que usaba de niña.

La verdad es que hoy me siento con nauseas, con sueño, tuve un mal día en la oficina y por si fuera poco me dio hipo más o menos 3 horas a lo largo del día. Eso sí, mi Ro me recibe siempre con una sonrisa y hace que todo esto valga la pena. No sé bien cómo van a funcionar las cosas pero tengo la idea de hacer un doctorado con beca para poder dedicarme un poco más al bebé. Así como ando no tengo tiempo para casi nada y el tiempo que tengo lo aprovecho para descansar.

Los planes ya están hechos, si nuest@ bebit@ quiere venir en tres intentos durante agosto, septiembre y octubre, lo esperaremos para mediados del año que entra y tendré unos tres meses para empezar con el doctorado. Eso sí, las mujeres ponen y Dios dispone así que tengo un poco de miedo de que las cosas no resulten como las esperamos.

Creo que lo peor que podría pasar es que tenga que trabajar un año más en el trabajo que a pesar de que nos da para comer a Ro y a mí, no me gusta del todo. Por lo mientras seguiré mentalizada en que sólo tendré que aguantar un año más haciendo ese trabajo tan repetitivo y a la vez sopresivo.

No puedo dejar de pensar en cómo van a ser las cosas con el bebé en mi pancita, mi amigo ha estado comiendo cacahuates y no aguanto las nauseas. Dicen que cuando se está embarazada casi cualquier olor te exaspera así que supongo que en tres meses saldré corriendo muriendo del asco y rogando alcanzar por lo menos el bote de basura más próximo.

No lo van a creer pero mi Ro y yo ya andamos alegando qué nombre queremos para la futura pelotita, si va a ir a ballet o a jazz, si puedo decir groserías enfrente del el(la), si vamos a tener que hacernos fanáticas de Ben 10 o si podremos seguir tranquilamente soñando con Rosita Fresita, Uniqua y sobre todo Mi Pequeño Pony.

Ya tenemos cita para el 8 de junio, según mis cálculos estaré ovulando, así que de paso espero conseguir una fotito de mis semillitas que aunque no vayan a ser "las buenas" sí nos llenarán de alegría después de un año de tratamiento para controlar mis ovarios poliquísticos. Esperemos que ahí estén para evitarnos problemas de medicaciones y sólo tener que pasar por las análisis de sangre y la histerosalpingo.

Deséenos suerte, que por ahí ande aunque sea uno, que por ahí ande aunque sea uno, que por ahí ande aunque sea uno, que por ahí ande aunque sea uno.

lunes, 24 de mayo de 2010

Cartas a nuestr@ futur@ bebé 1

Hijit@:

¿Sabes? Llevas más de dos años en la línea de espera de los bebés, pero hace apenas 7 meses que tus mamás se fueron a vivir juntas, así que ahora no podemos dejar de tener conversaciones, ideas, sueños y planes contigo.Ya tienes un huequito en los sillones de la sala.

Mamá dice que sí que quieres venir porque los bebés nos sonríen y nos dicen adiós. Yo creo que parte es eso, parte es que los vemos con los ojos todos abiertos y los chiquitines no pueden evitar sonreír con nuestra cara de lelas.

Mami (yo) está un poco nerviosa porque sueña mucho con que tiene bebés grandooootes (¿será miedo a la responsabilidad? jajaja), que tiene dos o tres bebés juntitos y lo que más la divierte es decirle a mamá que les pondrá nombres raros.

Bueno, pronto haremos cita con la doctora, prometo portarme valiente en la histerosalpingo, en los análisis y comer mejor y tu promete que pronto estarás en mi pancita. ¿Sí?

Te quiere,

Tu mami

jueves, 20 de mayo de 2010

Gudbai tepaches

Mi Ro no me dejó comprar un tepache callejero a borde de carretera. ¿El motivo? Si queremos agrandar la familia debemos ser más responsables y cuidar de nuestra salud. El año pasado tuve una amibiasis combinada con salmonelosis que me hizo sufrir casi 4 meses.

Ni hablar, no quiero volver a estar así y menos con nuestro bichito en la pancita. ¡Bah! Adiós tepaches callejeros. Los conocí durante poco tiempo pero los extrañaré.

miércoles, 19 de mayo de 2010

El bicho del bebé

Definitivamente estamos contagiadas.

Un día, una despierta y se da cuenta que tiene una ronchita que nada más con pensar en ella crece de forma descomunal... sí, nos ha picado, el gayby bug.

La verdad es que lo platicamos mucho, tal vez no sea el mejor momento para tener un bebé (¿hay realmente un "mejor momento"?) pero lo deseamos, lo amamos y nos amamos nosotras. Creemos que eso es mejor momento que el momento en el que fueron concebidos 99% de nosotr@s.

Vamos a hacer las compras y no podemos evitar pasearnos por el departamento de bebés, hemos cuidado a los bebés de nuestras amigas, hemos pensado en nombres, espacios, cuidados e inclusive guarderías.

Así que parece que los planes están convirtiendose en realidad. A Tucita ya le platicamos que su herman@ le va a jalar los pelos y se vengará de todas las cosas que nos está haciendo jajaja.

A la abuela mamaterna ya le hemos metido la idea, lo que pasa es que no nos cree, a la abuela mamiterna no le vamos a decir nada hasta que el bichito esté creciendo en mi panza, total, no creemos que le agrade mucho la idea.

Así es nuestra familia, con sus altas y sus bajas pero llena de amor.

viernes, 26 de marzo de 2010

Sin ella, cuenta atrás

Mi Ro se fue hace 5 días, me hizo tiernamente el amor antes de partir.

Mi Ro está a punto de regresar. No creo que haga falta decirles que volví a dormir muy mal. No he comido como debo y mi pancita lo ha resentido. Por si esto fuera poco los vecinos armaron una fiesta y no me dejaron intentar dormir sino hasta las 3 de la mañana.

Bueno, los días pasados parecen nada comparados con la emoción que tengo que volver a verla. Sé que nos tocará ir a ver a mi suegra y que tengo que llegar a terminar de poner bonita la casa, pero nada de eso importa comparado con la idea de ver mi mirada reflejada en sus ojos color avellana.

Yuppie! Hurray! Chiquiti bum a la bim bom ba!!! Y lo que sea para demostrar mi ojerosa alegría.

jueves, 25 de marzo de 2010

Sin ella, día 5

Debo confesar que hoy que es jueves las cosas se ven mejor que hace un par de días. Mañana regresa mi Ro. Dice que no ha comido muchos nachos ni ha bebido muchas piñas coladas, pero a ver qué tan gordita regresa. Jajajaja. Yo sigo sin poder dormir bien, lo bueno es que ya sólo me falta una noche.

Pienso terminar de arreglar la casa hoy, para que mi Ro la encuentre bonita. Me gustaría poder pedir un día de vacaciones en la oficina pero no va a ser posible porque estoy cerrando proyectos. Ni hablar, las vacaciones las pediré en abril. Tomaré una semana y dejaré otra pendiente para cuando empiece con los estudios del bebé.

Sigo tomando el ácido fólico sólo, pero no sé si sería bueno un par de meses antes de comenzar con las inseminaciones cambiar a un multivitamínico para embarazadas, dicen que es buena idea porque tienen zinc, omegas y hierro. No sé, se lo comentaré a la doctora en la próxima cita, aunque recuerdo que nos dijo que si los análisis de sangre salían normales no había necesidad de tomar un multivitamínico pre-embarazo.

martes, 23 de marzo de 2010

Sin ella, día 3


Hace más de 54 horas que mi Ro se fue. Me dio un último beso antes de partir.


¿Cómo puedo extrañarla tanto? No dormí nada de bien y eso que normalmente caigo plácidamente dormida al lado suyo en menos de 10 minutos. Seguía buscándola en su mitad de la cama. No estaba ahí.

Estoy bostezando en la oficina. Siento arenitas en los ojos y pienso que hoy es martes y los martes está muy alejados de los viernes.

¿Qué estará haciendo mi Ro? ¿Se escapará a la hora del snack para pedir unos nachos con queso y una piña colada? ¿Estará cuidándose para no quedar chamuscada como hace dos años que fuimos a la playa y que quedó como camarón por sentarse a mojar las piernas mientras me veía nadar?

¿Cómo le haré para tirar la basura si el señor pasa hasta que yo ya estoy en la oficina? ¿Tucita volverá a matar un lagartijo y me lo entregará como fruto de su solitaria estancia? ¿Cómo le voy a hacer para planchar toda la ropa que quedó?

Hay mi Ro, falta menos para que regreses pero hace más tiempo que te fuiste.

lunes, 22 de marzo de 2010

Sin ella


Ro se fue hace 32 horas, me dejó acostada en nuestra cama.

Se fue a un congreso a Acapulco para presentar el proyecto que desarrolló con su tesis. Regresará hasta el viernes por la tarde.

De algún modo logré comer, bañarme, lavar ropa, atender a Tuci, lavar los trastes e ir al cine. Aunque debo admitir que esta última operación no fue exitosa porque al entrar y escuchar "La radio en el cine" esa canción de Belanova estaba en las bocinas de la sala.

"Cada que pienso en tí,
se enciende mi corazón
y nada es más triste que hoy
hablar de tiiiiiii"

La canción ya era dura por sí sola, pero si a esto le añadimos un corto de un perrito fiel que siempre espera a su dueño... lagrimones seguros.

La casa no es lo mismo sin ella, la comida no sabe a lo mismo porque no la sazona nuestras pláticas y el quéhacer no es divertido sin verla a ella barriendo o moviendo sus pompitas mientras lava la loza.

Ni hablar, por lo menos ya falta un día menos.


lunes, 8 de marzo de 2010

Antes de los domingos...

Indudablemente antes de los domingos, vienen los sábados.

Los sábados son un día muy peculiar porque toda la dinámica del día depende de una sola:

Ir a visitar a mis papás o no ir a visitar a mis papás

Los sábados que no visito a mis papás me siento un poco mala hija, pero los sábados en que sí los visito los siento un poco como malos padres. Para mí sigue siendo difícil, claro que los extraño; ellos, por su parte, han hecho su mejor esfuerzo por aparentar que no me extrañan (¿o será que en verdad no me extrañan?).

Los sábados en que visito a mis papás han sido siempre distintos, aún así, he salido de mi casa la gran mayoría de las veces con un nudo en la garganta, más de una vez, ese nudo en la garganta se ha convertido en gotas gruesas y tibias que inundan mis ojos y bajan por mis mejillas mientras yo intento manejar tranquilamente alejándome de ahí. " De ahí donde no me quieren".

Este sábado no fue la excepción, ví a todos ellos reunidos, comiendo, eramos 9. Yo no comí porque mi mamá había preparado carne de puerco, de cualquier forma la ayudé a servir y sentí de nueva cuenta los abrazos de mis sobrinos. Ya no son unos niños, los 3 están ya más altos que su mamá.

Después de ayudar a servir, le pregunté a mi papá que si podía llevarme su taladro. Me respondió que si quería que me fuera a poner un par de tendederos como habíamos acordado, sólo pude decirle, no pá, no te preocupes, ya los pongo yo, ya hace más de un mes que está listo el muro. De mis dos hermanos de 30 y 40 y tantos ninguno me dijo lo que me hubiera gustado escuchar: "Espérate a que terminemos de comer y yo te los pongo".

Claro que nunca he puesto un tendedero, claro que tengo idea de cómo hacerlo, pero también siento una extraña mezcla de orgullo y tristeza por estar haciendo las cosas yo sola.

¿Por qué será que yo me siento mala hija si no los busco o les llamo si ellos nunca han puesto un pie en nuestra casa?

Lo bueno es que después viene el domingo al lado de mi Ro.

lunes, 1 de marzo de 2010

Amo los domingos

Hola a tod@s, les platico que ya he empezado con el Ácido Fólico y que todo va viento en popa para lo del bebé.

Lo más seguro es que me quede un trimestre de la maestría inconcluso, pero es probable que me ayuden para acreditarlo sin concluirlo.

Las cosas en nuestro hogar van de maravilla. Algunas veces lo tenemos tirado, otras veces inmaculado, algunas más recibimos visitas, algunos días nos la pasamos solas, disfrutando la una de la otra.

Los domingos son nuestros días favoritos, despertamos sonrientes, con la Tucita afuera del cuarto maullando para que ya le vayamos a servir sus croquetas. Desayunamos con toda la calma del mundo y nos vamos a comprar la despensa de la semana que suele ser un montón de verduras y frutas y un gustillo de mi Ro.

Comemos cenamos, bailamos, reimos, vemos la tele y nos enamoramos más que en cualquier otro día de la semana.

Lástima que entre cada domingo esté el lunes...

viernes, 19 de febrero de 2010

Litigios

Me ha estado dando vueltas una cosa: Soy abogada. Yo sé que realmente nunca he litigado, pero de que estoy autorizada para hacerlo y de que podría empezar ahora, no hay duda. Hay muchos vacíos legales en las leyes mexicanas. Y hay muchas leyes con límites borrosos, lo cual hace que se encienda en mí la llama por hacer algo: "Los hijos nacidos dentro del matrimonio se considerarán hijos de los cónyuges".
Y además la Constitución dice que "IV. LOS ACTOS DEL ESTADO CIVIL AJUSTADOS A LAS LEYES DE UN ESTADO TENDRAN VALIDEZ EN LOS OTROS," en su artículo 121. Por lo que si unimos las dos, el estado en el que vivo está obligado a reconocer los matrimonios celebrados en el DF y por lo tanto si tenemos un hijo dentrro del matrimonio deberá reconocerlo como hij@ de las dos.


Si optamos por registrar a nuest@ futur@ bebé en este Estado y no en el DF el camino será largo, pero yo sí veo la luz al final de él. Eso sí, descloseteada total, muestras de apoyo y críticas por todos lados.

Ya veremos esto más adelante. Quién sabe, a lo mejor alguien nos abre el camino unos meses antes.

lunes, 25 de enero de 2010

Tucita

Tucita está creciendo muy rápido. Creo que a las dos nos tiene maravilladas cómo logro sobrevivir.

Ahora es de las dos y nos quiere a las dos, eso sí, es una pícara que maulla a las 7 de la mañana para entrar a acurrucarse justamente en medio de sus dos mamás.

Come muy bien, después de 3 desparasitaciones parece que ya dejó atrás tanta lombriz que tenía y sus ojos se ven brillantes.

Jajajaja cuando la veo que brinca y brinca y brinca y corre y corre y corre y (ustedes me entienden) lo único que puedo pensar es: "Qué bueno que por fin está sanita"

Anda un poco latosa porque la comezón por cambiar de dientitos no la deja en paz. Le encanta morder lo que tenga al alcance y disfruta bajar a saludarme cuando llego a la casa.

Por fin aprendió a acicalarse y tal vez en poco tiempo deje ese mal hábito de robarnos la comida en cuanto nos descuidamos.

Bueno Tucita, ya sabes, todas las que nos hagas las pagarás cuando llegue tu hermanit@.

Jajajajajaja

viernes, 1 de enero de 2010

Yo no olvido al año viejo...

En serio que el año viejo me trajo muchísimos regalos:

Un nuevo trabajo
Ahorros
Una mujer-esposa-pareja y no simplemente una novia
Una media hija
Un óvulo
Un HOGAR

No puedo dejar de pensar que el año pasado salir del clóset estaba sólo dentro de los planes, y aunque las cosas no sucedieron precisamente como yo lo hubiera querida, el lugar donde caí después del salto resultó encantador. Un año hizo que mi vida cambiara en más de 360° y el otro lado del arcoiris es mejor de lo que lo podía imaginar.

Usualmente paso poco tiempo en nuestra casa, pero como dijo mi Ro, "ahí no hay que pelear" hay que hacer una atmósfera bonita". En nuestra casa no pararon los albañiles en todas las vacaciones, nuestra 1/2 hija Tucita no deja de mordisquearnos porque está mudando de dientes y alguna que otra vez comemos cosas extrañas en afán de nuevas recetas deliciosas.

Reimos, jugamos luchitas, refunfuñamos y poco por el quehacer pero acabamos todas las noches acurrucadas. ¿Qué más se puede pedir?